La Policía ha intervenido centenares de granadas, fusiles, ametralladoras, bombas de aviación, obuses, armas cortas y piezas de arqueología en una operación en la que han sido detenidas diez personas dedicadas a la compra-venta de material militar de la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial.

Algunas de las piezas estaban en perfectas condiciones de funcionamiento y listas para explosionar, es decir poseen cierta cantidad de carga y son inestables, según la Policía. Por ello, se ha practicado esta operación ya que la ley prohíbe la tenencia o depósito de este tipo de material siempre que esté en funcionamiento y en caso de coleccionismo es obligatorio solicitar una autorización y presentar la pieza a la Dirección General de Armamento y Material del Ministerio de Defensa para que la inutilice y lo certifique documentalmente.

En total, en la operación se han efectuado doce registros -en Cataluña, País Vasco, Valencia y Castilla La Mancha- y las detenciones se han practicado en Bilbao, Lleida y Ciudad Real (un detenido en cada lugar), Valencia (cinco) y en Castellón (dos).

 

Tras la pista en Bilbao

 

La operación se inició a raíz de una investigación sobre el expolio arqueológico y el contrabando de bienes culturales y se han intervenido también más de 60 piezas de distintas épocas, entre ellas un reloj de sol y un ídolo religioso, más de 300 monedas romanas, árabes e íberas, y casi una treintena de puntas de flecha, lanzas y hachas de piedra.

Durante varios meses, los agentes de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional seguían la pista de una persona afincada en Bilbao que traficaba con obras arqueológicas de supuesta procedencia ilícita.

 

Las indagaciones policiales condujeron a un grupo delictivo dedicado a la compra-venta de material militar, la mayoría sin los certificados e inutilizaciones que la ley exige para este tipo de artefactos.

Algunos de los efectos intervenidos han quedado precintados en una nave propiedad del detenido en Bilbao, donde se han intervenido veinte subfusiles, 33 ametralladoras, cuatro lanzagranadas, 140 fusiles, ocho morteros, seis piezas de artillería, veintinueve armas cortas, diez obuses, numerosos proyectiles y 62 piezas de arqueología de diversas épocas.

 

 

Listo para explosionar

 

Al arrestado en Lleida se le han intervenido 259 granadas de diversos tipos -diez de ellas listas para explosionar-, 180 proyectiles - doce de ellos también óptimos para explosionar-, siete bombas de aviación -una de ellas de 300 kilos de peso-, ocho espoletas, siete pistolas y revólveres antiguos y quince fusiles, entre otros objetos.

En Valencia, en concreto en Mislata se ha intervenido una pistola, cartuchos, un revólver, una carabina y un rifle; en Paterna, se ha hallado un rifle, dos armas cortas sin documentación, gran cantidad de granadas, armas blancas y munición de diversos calibres, y en Riba-Roja de Turia se ha intervenido abundante munición de distinto calibre, además de diverso material.

Además, en Valencia capital se han hallado diez granadas de mano, doce espoletas y cincuenta cartuchos de diferentes calibres. En Ciudad Real se ha encontrado munición de distintos calibres, tres pistolas y cuatro revólveres, 139 granadas de mano, 33 granadas de mortero, 58 espoletas, 308 monedas romanas, árabes e íberas y veinte puntas de flecha, una punta de lanza y cuatro hachas de piedra.




Comentarios:

 




Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.